Cónoce más

Como creadora me gusta indagar y estar en una continua evolución. Actualmente investigo en la pintura, la ilustración y el diseño.

Cada forma de crear es diferente según los medios y los formatos. La línea que persigo en la pintura es un proceso más expresivo, que desarrolla una investigación ligada al cuerpo, descifrando a través del óleo, el acrílico o el dibujo, experiencias corporales.

¿ Y que pasa con la tela, y esos productos estampados en diferentes tejidos?

Poder realizar un artículo y que las personas lo hagan suyo, que se lo coloquen a su medida, y reflexionen sobre la compra sostenible con productos que le hace feliz, es un objetivo para crear nuevos productos.

Aunque el medio y la técnica sea diferente, se puede observar un hilo conductor, que unifica las vertientes artísticas que desarrollo: la intimidad, la observación, la reflexión de la identidad, la búsqueda de mi propio cuerpo, la soledad, mi entorno…, llegando casi a sentir que roza la línea de la privacidad, todo esto se convierte en el epicentro de mi inspiración.

Mi trabajo baila entre dos conceptos: «La mirada hacia mi exterior», que está relacionado con la ilustración, y la «Conciencia del cuerpo», una línea más íntima que está en total conexión con mi cuerpo y que la desarrollo mediante la pintura óleo.

En un proceso casi meditativo recapitulo sobre mis sensaciones corporales: cuánto me pica un pie, o cuánto calor siento en las manos, cómo me rodean los brazos, o cómo siento el dolor de una muela, incluso cómo siento miradas que me intimidan. Estas experiencias junto con la fotografía experimental, construyen mi proceso de creación en la pintura.

Paralelamente y partiendo desde un ambiente íntimo también represento mi entorno más cercano, y la visión que tengo de la sociedad basada en un discurso de la mirada externa.

Desfiguro el cuerpo, lo alargo, creo masas de colores, espacios que luchan entre sí, me hundo y me ahogo en el óleo, para que me diga cómo tengo que seguir.

Masas, rostros y cuerpos alargados y deformados según la conciencia corporal componen las obras.

Los espacios vacíos, las texturas y una paleta específica dan carácter a mi pintura convirtiéndola en algo muy personal que está totalmente ligado a mi vida y mis emociones.

Exposiciones actuales

MERKARTE 2021

Una exposición colectiva junto con 17 artistas, en San Miguel de Abona, en Tenerife.

Del 10 de septiembre al 10 de octubre, podrás encontrar las obras en el Centro Cultural del Camello.

Obra que estará expuesta: «Peso en los tobillos»

Portada de la exposición

LLámalo introspección

Es una muestra pictórica que se llevará a cabo en una de las salas del Gobierno de Canarias:

La Casa de los Coroneles en Fuerteventura.

Una exposición que reunirá varias series de pinturas desde el año 2018 hasta la actualidad.

«Elisa Pinto expone por primera vez en Fuerteventura las series que ha desarrollado a lo largo de los últimos 3 años de su carrera artística, bajo el título Llámalo introspección.

Se trata de una exposición compuesta por una selección de obras plásticas y fotografías inéditas que representan el culmen de la madurez del motivo de la exposición: la conciencia corporal.

La conciencia corporal queda expuesta como una invocación a la experiencia de la propia corporalidad, a través de la reflexión plástica que hace la artista de la suya a lo largo de los lienzos. Desde la serie Retorcerse en bucle hasta Homúnculos, nos encontramos una misma figura, la propia artista, que experimenta con su materia física, su volumen, morfología y posibilidades como resultado de la autopercepción. Su cuerpo transita diferentes emociones y reacciones ante la mirada propia y ajena, y se expresa por medio de la paleta de la pintora. La figura evoluciona en tanto en cuanto la reflexión toma conciencia de sí misma, y profundiza hasta el punto de multiplicarse o desaparecer explotando en el lienzo los colores de la carne sin formas que los contengan.

En esta ocasión Elisa Pinto incorpora a la exposición parte del archivo fotográfico que acerca al espectador o espectadora el punto de partida performativo de su proceso creativo. De este modo la artista acerca sus apuntes visuales para proponer lecturas entre sus lienzos, su mirada como observadora y la nuestra.

A medida que transitamos la exposición la premisa íntima de la artista y la percepción de su propio cuerpo moldeado, observado, escondido, retorcido, vestido y desvestido, comienza a formar parte de nuestra experiencia. El discurrir de la mirada sobre los lienzos sugestiona al espectador y su propia corporalidad busca expresarse hasta hacerse consciente. Ante las obras-reflexión de Elisa Pinto, el cuerpo propio se metamorfosea adquiriendo volúmenes, densidades y cromáticas sólo provistas por nuestra autopercepción corporal con respecto a la propia identidad, la memoria, la experiencia y el entorno.»

Raquel M. Marrero.

Si tienes alguna pregunta, o estás interesado/a en precios, colaboraciones u otras propuestas, no dudes en escribirme!

Estaré encantada de escucharte.